Adolescencia & Cuidado Bucal

Hay pruebas de que demuestran cómo puede aumentar la enfermedad periodontal durante la adolescencia debido a la falta de motivación para practicar una buena higiene bucal. Los niños que mantienen buenos hábitos de salud oral hasta los años de la adolescencia son más propensos a continuar con el cepillado y uso de hilo dental que los niños a los que no se les enseñó el cuidado oral apropiado.

Consejos Para Los Padres

El diagnóstico temprano es fundamental para un tratamiento exitoso de las enfermedades periodontales. Por lo tanto, es importante que los niños reciban un examen periodontal como parte de sus visitas dentales de rutina. Tenga en cuenta que si su hijo tiene una forma avanzada de la enfermedad periodontal, podría ser un signo temprano de alguna enfermedad sistémica. Se debe considerar una evaluación médica general para los niños que presentan periodontitis severa, especialmente si parece resistente a la terapia.

Un paso importante en la lucha contra la enfermedad periodontal es establecer buenos hábitos de salud oral lo más pronto posible. Cuando su hijo esté cerca de un año de edad, puede empezar a utilizar pasta dental al cepillarse los dientes. Pero solo utilice una porción del tamaño de un chícharo (arveja) en el cepillo y presiónela en las cerdas del cepillo para evitar que su niño la ingiera. Y es muy importante comenzar a usar el hilo dental una vez que se empiecen a cerrar los espacios entre los dientes de suniño.

Practicar buenos hábitos de salud dental personal y programar visitas regulares al dentista familiar para chequeos, evaluaciones periodontales y limpiezas serán un buen ejemplo para sus niños. Revise la boca de sus niños, buscando señales de la enfermedad periodontal, tales como sangrado, inflamación o enrojecimiento de las encías, al igual que desprendimiento de la las encías y mal aliento.

Si sus niños actualmente tienen malos hábitos de salud oral, trabaje con ellos para cambiarlos cuanto antes. Es mucho más fácil modificar estos hábitos en la niñez que en un adulto. Los niños imitan a los padres, por lo tanto sírvales de modelo observando un buen régimen de higiene bucal. Una sonrisa saludable, buen aliento y dientes fuertes contribuyen a la autoestima y confianza en sí mismos de los jóvenes.