Succión del Pulgar

El chuparse el dedo es un hábito que se produce en los bebés. Los niños suelen abandonar este habito más o menos a la edad de cuatro años. Si el niño continúa más allá de la edad en que los dientes permanentes comienzan a salir, estos podrían salir torcidos y también podría causar una malformación del paladar. Esto depende de la frecuencia, duración, intensidad, y la posición del dedo en la boca del niño.  También podría verse afectada la posición de la mandíbula superior e inferior y el habla.

Sugerencias para romper el hábito:

  • Espere hasta que sea el momento adecuado (baja tensión).
  • Motive a su hijo (muéstrele ejemplos de lo que podría suceder con los dientes y los dedos o pulgares).
  • Utilice un sistema de recompensas (los pequeños incentivos animarán a su hijo a seguir con el plan).