Sedantes

Los niños muy pequeños o aquellos que muestran un alto nivel de ansiedad, que pudiera interferir con la cooperación necesaria para que el dentista pueda otorgar el tratamiento necesario, podrían requerir un cierto nivel de sedación. Los sedantes también son útiles para los niños con necesidades especiales. Existen muchos medicamentos seguros y eficaces disponibles en la actualidad que pueden ayudar a relajar al niño y promover un ambiente optimo y seguro para el tratamiento dental.

Cuando un niño se siente ligeramente nervioso o aprensivo, se puede utilizar un sedante ligero, con el cual el niño permanecerá consiente. Este método es altamente eficaz y puede ser administrado en forma oral o por método de inhalación utilizando óxido nitroso (N20 – 02).

A veces en necesario un nivel más profundo de sedación para los niños que no pueden, ya sea por su edad o grado de madurez, cooperar durante el tratamiento dental. Nuestras oficinas utilizan un anestesiólogo certificado para los casos en los que el paciente puede poner en riesgo su propia seguridad durante el tratamiento. De ser necesario este nivel de sedante, se discutirá a fondo con el/los padre(s)/tutor(es) del paciente antes comenzar el tratamiento, para asegurar resultados óptimos.

Los sedantes son muy útiles para otorgar servicios dentales a:

  • Los bebés
  • Los niños que requieren tratamiento extenso
  • Los niños con mucha ansiedad
  • Los niños que han tenido experiencias dentales traumáticas (aversión al sonido y olor )
  • Los niños con un fuerte reflejo nauseoso
  • Los niños con ciertos problemas médicos o con necesidades especiales